Hace tres semanas el Tribunal supremo declaró que los bancos eran quienes debían pagar el impuesto de las hipotecas, y no los clientes.

Tras la noticia la Bolsa comenzó a bajar, emitiendo el presidente de la Sala, 24 h después, una inexplicable nota en la que dejaba sin efectos la resolución que tanto nos beneficiaba.

Esta semana el Supremo ha dado marcha atrás estableciendo que son los clientes quienes deben continuar pagando este impuesto y que está en manos del legislador hacer unas leyes más claras. El hecho de que 15 magistrados hayan votado que continúen pagando los ciudadanos y que 13 que lo hagan los bancos, constata que hay debate jurídico, y que hemos sido los consumidores quienes lo hemos puesto encima de la mesa.

A la vista del cambio de criterio, la justicia ha quedado muy dañada y crea un gran desconcierto e inseguridad jurídica a la ciudadanía.

La propia ley que regula el impuesto AJD dice que quien debe pagar es quien compra, y la normativa posterior que la desarrolla quien pide la hipoteca, pero esta fue anulada, hecho que causaba la controversia que dio motivo a las reclamaciones.

Se tiene que saber, que los bancos no son los únicos interesados en esta decisión, sino que afectaba también a las Haciendas autonómicas, al ser el impuesto AJD un impuesto cedido del Estado a las Comunidades Autónomas, y como los clientes pagaron a las Comunidades estas serían las que deberían devolver el dinero y ellas reclamarlo a los bancos, lo que podría suponer un grave problema para el Estado.

Ahora aprovechando el revuelo, el Presidente del Gobierno español se quiere poner una medalla y declara “por Decreto” que sean los Bancos los que deban pagar este impuesto, pero desde luego a partir de ahora, sin efectos retroactivos.

En conjunto, un gran despropósito que nos obliga a seguir luchando para que se declare su nulidad, para dejarlas de pagar y poder reclamar su devolución, ya que seguro encontraremos la razón nuevamente, si no es en España, en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, una vez más, tal como ha pasado con el tema bancario de las cláusulas abusivas de las hipotecas.