Entre los años 2006 y 2008, muchos clientes de BANKPYME, aconsejados por los empleados de este banco, adquirieron productos financieros complejos, como bonos de los bancos islandeses Kaupthing o Landsbanski, procedentes de Lehman Brothers, bonos de la empresa constructora Fergo Aisa, y otros.

Con la compra del negocio bancario de BANKPYME por CAIXABANK muchos ahorradores reclamaron a este último banco como responsable de la falta de transparencia de BANKPYME en la venta de estos productos de riesgo. Es por esto, que el Tribunal Supremo, en la Sentencia de 29 de noviembre de 2017, puso fin a las discrepancias entre Audiencias Provinciales y rechazó la pretensión de CAIXABANK de estar exenta de responsabilidad sobre las reclamaciones que se pudiesen interponer contra BANKPYME por la falta de transparencia en la comercialización de productos financieros complejos.

En esta resolución el Tribunal supremo considera que “CAIXABANK tiene que responder frente a los demandantes del mismo modo y con idéntico alcance a como lo haría BANKPYME ”.

Desde que se dictó esta sentencia muchos afectados han reclamado judicialmente a CAIXABANK, quien actualmente para evitar mayores perjuicios está aceptando nuestras demandas para llegar a acuerdos, devolviendo a los afectados una buena parte de los intereses correspondientes.

Esta es UNA BUENA NOTICIA PARA LOS CLIENTES QUE FUERON DE BANKPYME, pero es importante que reclamen sus derechos lo antes posible.